El mundo es una estructura formada hace más de 4,500 millones de años, con una superficie de más de 510.065.284,702 kilómetros cuadrados. Alberga a más de 7.229.916.048 seres humanos, poco más de 30 millones especies de animales, 298.000 especies de plantas, 611.000 de hongos, 100 mil especies distintas de árboles y muchos otros datos incuantificables aún de los seres vivientes en el planeta tierra. En el mundo se mueven más de 180 tipos de moneda de cambio y unas 4 mil religiones.

 

El mundo es muy variado, complejo y lleno de riquezas naturales, que como seres humanos no hemos sabido compartir, y que hoy en día, abusando del talento que la creación nos dio -la inteligencia-, lo hemos mal usado para producir armas, industria, ”desarrollo”, medicamentos, fertilizantes, químicos y otros.

 

Mi nombre es Adrián Sánchez, me llaman Plastiboy. Mi vida ha sido siempre poder encontrar mecanismos de reaprovechamiento de los plásticos o su completa reintegración a un estado natural. Pero no hablemos de mí, hablemos de ti. ¿Tú que has hecho para asegurar la existencia de la vida en este planeta? ¿Tú qué haces para merecer vivir en la Tierra? Datos reales nos indican que al paso que vamos, nuestro mundo no soportará la vida por más de 50 años sin que al menos se haya destruido el 40% de la flora y fauna.

 

Los gobiernos hoy, tienen mucha preocupación por encontrar cómo frenar este cambio climático, pero para mí, el principal problema está en ti. En ti, que sigues consumiendo abusivamente; en ti, que comes desmedidamente; en ti, que usas tu coche no por necesidad  si no por pereza; en ti que fumas; en ti, que no separas la basura respetando los lugares destinados para hacerlo y mucho menos tu gobierno; en ti, que prefieres el capitalismo antes de generar y apoyar la construcción de energías alternas donde todos podamos ocupar nuestros residuos para generar condiciones energéticas de vida. Porque al final, la evolución que inició con la revolución industrial sólo trajo consecuencias catastróficas, como fue el consumo masivo de recursos fósiles, contaminación desmedida, capitalismos absurdos, diferenciación de clases, materialismo, pereza, racismo, comodidades absurdas, deshumanización, desintegración, odio por y entre los pueblos, poder armamentístico que hoy, dicho de paso, nos tiene pendiendo a todos de un hilo, pues las amenazas de guerras y de ataques nucleares por demostrar un poder absurdo, o por creer que Dios manda el destruir para generar, y que sus mandamientos son absolutos, les digo a todos los líderes religiosos y del mundo que HOY es el tiempo que decidan el cómo escribirán su nombre en la historia de nuestro planeta,  si como tiranos, destructores, salvadores o como verdaderos líderes de pueblos.

 

Dios no elige a líderes que busquen la guerra, ni tampoco que usen armas para matar ni para intimidar. El terrorismo no es un mandato de Dios ni de las leyes naturales de vida. La guerra solo genera rispidez y muertes innecesarias, aunado a todos los niveles de contaminación que genera. Y aunque podemos contabilizar las muertes humanas que hay con un ataque terrorista o una guerra , nos olvidamos de la flora y fauna que también sufren muchas bajas, así como la destrucción del medio en el que todos habitamos.

 

Hoy es momento de generar un cambio, de trabajar conjuntamente, de dejar a un lado las razas, clases sociales, creencias religiosas y convertirnos en una sola humidad llamada HABITANTES DEL PLANETA TIERRA. Poder trabajar en los mecanismos que adaptaremos para poder frenar este cambio climático, para poder frenar las guerras en el mundo, para darnos todos un abrazo en unidad, para volver a crear una alianza con nuestra madre tierra y sobre todo, para poder estar en comunión y agradecidos con Dios, en el que cada de uno de nosotros cree, pero que a fin de cuentas es el Dios que quiere la unidad de vida fraterna de esta humanidad.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.