Cómo tomar decisiones más sabias acerca de su ropa con una mentalidad de slow fashion. En el siguiente artículo de Hibyehi te mostramos cómo hacerlo.

Es fácil caer en una rutina de estilo, especialmente si eres un profesional en constante movimiento. Nunca tenemos tiempo, así que nos ponemos la primera prenda que vemos en nuestros armarios. Y, cuando finalmente tenemos tiempo para comprar, lo hacemos impulsivamente. No pensamos cuidadosamente en nuestras compras porque estamos “demasiado ocupados”.

Sin embargo, apuesto a que no está demasiado ocupado para darse cuenta de que la calidad de la ropa ha empeorado: envejecen más rápido, las telas se desgastan a los pocos lavados, se estiran y la blusa que compró en la tienda hace dos meses no se parece a la que le enamoró en la tienda. ¿Y qué hacemos? Volvemos y compramos más. Estamos atrapados en un círculo vicioso de comprar, tirar, comprar, y no sabemos cómo librarnos de ese terrible hábito de fast fashion.

El problema no es sólo que estamos dañando nuestro propio estilo, sino que también estamos haciendo un daño severo al medio ambiente. ¿Sabía que se necesitan unas 43 duchas de agua de 8 minutos para hacer una camiseta de algodón? Una camiseta de algodón de diez dólares es mucho más costosa para el medio ambiente de lo que nos damos cuenta. La industria de la moda es la segunda industria más contaminante del mundo. Y, bueno, todos hemos oído hablar del trato injusto de los trabajadores de esa industria de la confección. ¿Cuándo se detendrá?

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.