Se llama biocarbón a un subproducto vegetal parecido al carbón vegetal. Se elabora a partir de desechos de madera o de algunos subproductos agrícolas como tallos de maíz o, incluso, estiércol. Sus defensores aseguran que usando este tipo de materia energética ayudaría a mitigar el cambio climático, se produciría energía de forma ecológica y se reduciría la deforestación.

Para generar biocarbón hay que calentar la materia vegetal lentamente y sin oxígeno (el proceso se llama pirólisis). El biocarbón se puede usar cono fuente de energía y como fertilizante. Si usa de modo correcto, el biocarbón puede atrapar el carbono bajo tierra sin que el dióxido de carbono (CO2) acabe en la atmósfera, como ocurre si la planta muere y se descompone de modo natural.

El proceso de elaboración de biocarbón es sencillo. Es viable desarrollar un programa mundial para usar biocarbón, lo que atraparía miles de millones de toneladas de carbono al año, según un informe elaborado por científicos del GCEP (Global Climate and Energy Project) de la Universidad de Stanford, California.

El biocarbón debe tener una estabilidad alta para que el CO2 quede atrapado por tiempo indefinido y no contribuya al cambio climático. Dicha estabilidad también depende del tipo de materia prima que se use para elaborar el biocarbón.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.